Bichectomía riesgos a largo plazo

La bichectomía no escapa de la realidad de todo procedimiento médico, que es tener riesgos y complicaciones. Estos riesgos pueden ser a corto mediano y largo plazo, siendo estos últimos incapacitantes o crónicos. En este caso estaremos hablando específicamente de los riesgos a largo plazo de la bichectomía.

¿Qué son los riesgos a largo plazo?

Cuando nos sometemos a un tratamiento médico o quirúrgico de cualquier índole corremos el riesgo de sufrir cualquier complicación, las complicaciones se dividen en:

  • Inmediatas: ocurren las primeras 24 horas luego de la cirugía.
  • Mediatas: desde las 24 horas hasta 1 semana luego de la intervención.
  • Tardías: todas aquellas que ocurren luego de la primera semana.

Las complicaciones tardías pueden desaparecer unas semanas o meses después o perdurar por mucho tiempo e incluso ser permanentes. En el caso de que perduren estaríamos hablando de riesgos a largo plazo.

En resumen, los riesgos a largo plazo de la bichectomía son todas aquellas complicaciones que perduran por más de 6 meses de haber realizado el procedimiento quirúrgico, estos riesgo pueden ser mortales, crónicos o incapacitantes.

¿Cuáles son los riesgos a largo plazo de la bichectomía?

Ya hemos hablado bases, ahora si mencionaremos los principales riesgos a largo plazo de la bichectomía.

Problemas con la glándula paratiroides

El lugar donde se realiza la incisión para la cirugía está localizado a las cercanías del ducto de secreción de la glándula parotídea, una glándula salival. Hay una ligera probabilidad que durante la cirugía se lesione este conducto, eso trae como consecuencia a largo plazo:

  • Estenosis del conducto
  • Inflamación crónica y recurrente de la glándula parotídea.
  • Listiasis de la glándula.
  • Infecciones a repetición de la glándula.

Problemas con los nervios

Otra estructura que se ubica cercana al sitio de la incisión es el nervio facial. La lesión de este nervio puede provocar parestesias y sensación de cara dormida hasta una franca parálisis facial. En este último caso hay 2 posibilidades:

La primera es que el paciente poste ríos a rehabilitación recuperes el movimiento del rostro.
Y la segunda opción es que el nervio facial no se recupere más nunca,  y el paciente quede con un lado de la cara inmóvil y la comisura labial y el párpado de ese lado tenga aspecto caído.

Secuelas sistémicas a raíz de una complicación inmediata

Otro aspecto que debemos tomar en cuenta sobre los riesgos a largo plazo de la bichectomía son las secuelas posteriores a complicaciones tempranas. Es decir, la complicación que ocurrió en la primera semana del periodo postoperatorio puede generar consecuencias y secuelas perduran por mucho más tiempo, y que se pueden volver incapacitantes. Tal sería el caso de:

  • Parálisis de alguna parte del cuerpo debido a un ECV. Posterior a la cirugía pudiera firmarse algún coagulo que si se aloja en una arteria cerebral provoca el ECV.
  • Endocarditis infecciosa con o sin daño valvular. Si la herida de la cirugía se infecta estas bacteria pueden viajar hasta el corazón y provocar una endocarditis, que a su vez puede terminar o no ocasionando daño de alguna válvula cardíaca.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + uno =